• Your Best Wedding Friend

Mantén tu estado zen en tu boda

Además del clima, que evidentemente nadie puede controlar, hay muchas situaciones que se pueden salir de control el día de tu boda. Para que no te lleguen por sorpresa, te presentamos una lista de algunos percances que pueden surgir el día de tu boda.

Algunos de los problemas más comunes que se te pueden presentar y no dependen de ti, son que las ceremonias, tanto la religiosa como la civil, se retrase porque el sacerdote o el juez llegue tarde. Si el sacerdote no es de la parroquia donde te vas a casar, es probable que te enfrentes a este problema.

El llanto de los niños, tanto en tu civil como en tu ceremonia religiosa, puede molestarte al momento de intercambiar tus votos, y a menos que hayas aprendido a controlar a los bebés, no puedes controlarlo. Muy de la mano de esto, puede pasar que aun cuando especificaste que tus invitados fueran sin niños, la gente los lleva. Muchas veces, la gente que hace eso, es gente que se porta muy grosera y altanera con los organizadores cuando les recuerdan que el evento es sin niños, y se puede salir de control, ya que puede pasar que hagan berrinches en la puerta hasta que los dejen pasar con todo y sus hijos.

En toda familia hay algún pariente que gusta de tomar de más en ocasiones especiales, no descartes la posibilidad de que aproveche tu boda para hacerlo y termine haciendo alguna escena o desfiguro. Si los amigos de tu novio, en todas las bodas, acostumbran aventar al novio, evidentemente a él le va a tocar. Afortunadamente, si no quieres que esto pase, puedes manejarlo, es cuestión de hablar con el grupo y tu planner para evitarlo en lo posible.

Que alguien llegue con niños o que alguien tome de más, no son las únicas situaciones inesperadas que pueden traer los invitados. Puede pasar que, aunque le hayas dado un pase para solo una persona, algún amigo llegue acompañado de alguien, sin tomar en cuenta el gran esfuerzo que te tomó organizar las mesas y contabilizar a tus invitados. Aunque hayas establecido que el código de etiqueta es formal, más de alguno puede llegar en pantalón de mezclilla tenis solo porque quiso. Tampoco puede faltar la típica chava que llegue al templo con un escote hasta el ombligo o con un despampanante vestido blanco. También, por supuesto, no pueden faltar las insistencias de tu mamá, e incluso de tu suegra, de que te tomas fotos con todos y cada uno de los invitados, aunque lo único que tú quieras sea bailar hasta que no hubiera un mañana.

Problemas como estos pueden presentarse sin parar, lo importante es que te los tomas con humor y con tranquilidad. Diviértete y disfruta tu día, ni importa que los niños estén llorando sin fin y tus amigas solteras lleguen de la nada con parejas que no contemplaste. Recuerda que es un día dedicado a ti, a tu felicidad y a celebrar el amor que le tienes a tu pareja, y aunque tengas a la misma Margaret Thatcher como wedding planner, siempre habrá algo que se saldrá de control.


5 vistas

© 2020. LE GLAM® MARIAGE. / YOUR BEST WEDDING FRIEND® Todos los derechos reservados.

¡Vive la experiencia de encontrar TODO para Tu Boda en un mismo lugar!.

Suite Le Glam Mariage - Blvd. Pedro Figueroa 966 Int. 1 Col. Real de Peña, Saltillo Coahuila México 25256